Síndrome de Bordeline

Síndrome de Borderline

El Síndrome de Borderline también es llamado Trastorno Límite de la Personalidad. Este trastorno es caracterizado por la inestabilidad emocional, el pensamiento extremadamente polarizado y dicotómico, la impulsividad y las relaciones interpersonales catastróficas. El perfil general del paciente con Síndrome de Borderline, también puede incluir la inestabilidad acusada del estado de ánimo, de la autopercepción de la imagen y de la conducta, como a su vez del sentido de la identidad que tienen como consecuencia periodos de disociación.

Es un trastorno definido como dramático-emocional, siendo el más común dentro de los trastornos de la personalidad. Muchos psiquiatras califican los síntomas del síndrome como pseudopsicoticos, siendo este el punto medio entre las afecciones psiquiátricas que superan la neurosis, pero que no alcanzan aun la psicosis.

Factores que intervienen en el desarrollo del trastorno limítrofe de la personalidad.

Se considera que los fundamentos de este síndrome se establecen en la infancia temprana, siendo los traumas profundos determinantes para el desarrollo de esta patología. Donde encontramos diversidad de factores que conlleven a la enfermedad.

1- Factores Ambientales: Puede generarse por consecuencia de familias Problematicas-inestables o por familias negligentes con abuso emocional. Aunque solo se estima que pueda ser uno de los causantes, la mayoría de los pacientes ha sufrido de algún abuso emocional o sexual, tambien comunicación inadecuada durante la infancia, ambiente donde se evidencie el alcoholismo en algún integrante de la familia, crisis matrimoniales, disputas familiares, escenarios impulsivos o de dependencias.

2- Factores Socioculturales: Una de las causas más comunes es el entorno competitivo y toxico, donde se le exige al individuo que actúe de una manera determinada para poder cumplir sus deseos y expectativas.

3- Factores biológicos: Las evidencias científicas muestran que la genética marca un factor crucial en esta enfermedad, puesto que, un niño con predisposición genética podría mostrarse sensible e interpretar gestos de cariño como hirientes.

trastorno limite de la personalidad
Trastorno Limite de la Personalidad

Diagnóstico del síndrome de Borderline.

Aunque otros trastornos pueden presentar síntomas similares, las personas que padecen el trastorno límite de personalidad (Síndrome de Borderline) presentan variables muy significativas, como por ejemplo la ansiedad al describir sus relaciones personales e interpersonales como catastróficas. Es importante mencionar que el paciente tiene una alta probabilidad de llegar a padecer, simultáneamente otros trastornos de la personalidad, incluso en los casos más agudos, se precisa un diagnóstico diferencial para poder distinguirlos. Finalmente acotaremos que la diagnosis puede llegar a ser un arduo proceso, que incluso puede durar años, ya que para establecerlos el profesional (psicólogo o psiquiatra) debe basarse en experiencias declaradas por el paciente.

Tratamiento del trastorno límite de la personalidad.

Para establecer un tratamiento se debe tener en cuenta la complejidad absoluta del Síndrome de Borderline. En los casos severos donde interviene con la vida cotidiana del paciente, puede requerir la estadía en condición de hospitalizado en un centro asistencial, esta medida solo es tomada para reducir el riesgo de suicidio o autolesión. Una vez descartada esta posibilidad se procede a comenzar con el tratamiento de psicoanálisis el cual permite al paciente tratar sus incomodidades y frustraciones, asimismo como ir tratando al mismo tiempo otros trastornos psiquiátricos y emocionales que a menudo se presentan como la depresión.

En comparación con otros trastornos, el síndrome límite de la personalidad si produce sufrimiento psicológico al paciente, así como a sus familiares y personas cercanas, por lo que el inicio del tratamiento suele iniciarse a petición del afectado. La diversa sintomatología puede llegar a desesperar tanto al individuo enfermo como al profesional tratante por no poder alcanzar un diagnóstico claro de manera rápida.

Debido a la diversidad de sintomatología y factores cambiantes, puede que el paciente vaya de consulta en consulta sin recibir un diagnóstico, pueden pasar meses para poder ser diagnosticado.

El tratamiento farmacológico en los casos graves de esta condición es necesario, sin embargo la psicoterapia primordial para el control del trastorno.

bordeline
Bordeline

Los puntos importantes dentro de las terapias de psicoanálisis, consisten en los siguientes enunciados:

1- Independencia emocional: Las personas con esta condición suelen presentar dependencia emocional, la idea, es ayudarla enfrentar su propios valores y opiniones.

2- Mejorar la comunicación: Son individuos callados y alejados, la terapia se centra en hacerlos más participativos y capaces de expresar sus emociones.

3- Aumento de la autoestima: Es indispensable mejorar la autoestima en los pacientes para poder garantizar una mejora de su estado.

4- Control del estrés y de la frustración: Por medio de técnicas de relajación y respiración, para logar la independencia personal al momento de tomar su vida por sí mismos.

5- Control de la impulsividad y la ira: Ayudándoles a distinguir el momento en el cual se encuentran tensos y así poder canalizar los sentimientos de ira.

6- Combatir la idea de pensamientos suicidas: Se establecen acuerdos y metas para el paciente donde se propicia una comprensión del trastorno y una buena asimilación.
Próximo Articulo – Síndrome de Burnout

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here